viernes, 7 de enero de 2011

¿Cómo obtener la raíz de una palabra?


Por Hasan Bize

Para obtener la raíz de una palabra es preciso primero despojarla de todas las letras serviles que se han agregado a las radicales. Las letras que pueden ser serviles se resumen en la frase mnemotécnica:
أَنْتَ مُوسى
“Tú eres Moisés”. Es decir:  ا أ (ء ؤ ئـ ئ) ن ت ة م و س ى ي
Pero debe tenerse en cuenta que las letras de la regla enunciada también pueden ser radicales, por lo que es preciso hacer un análisis cuando aparecen en una palabra dada para determinar si son, en ese caso, realmente serviles.
Esta enumeración de letras serviles no incluye prefijos y subfijos que no son parte de la palabra, y que deben ser eliminados en primer lugar para llegar a la raíz.


A) Prefijos y subfijos que no son parte esencial de la palabra

Prefijos:
a) El artículo determinado (ال), y sus combinaciones con lo indicado en el punto b) siguiente.
b) Preposiciones y otras partículas prefijadas: ‘li’ (لِـ), ‘bi’ (بِـ), ‘fa’ (فَـ), ‘ta’ de juramento (تَـ), ‘ka’ de equivalencia/comparación (كَـ), ‘wa’ conjunción siempre prefijada (وَ), la partícula de interrogación (أَ).
c) Prefijos de la conjugación del imperfectivo: primera persona singular (أ) y plural (نَـ), segundas personas (تَـ), terceras personas (يَـ).
c’) Prefijo de futuro cercano (سَـ) añadido a la conjugación del imperfectivo.
Subfijos:
a) Tā’ marbūṭa (ة).
b) Otros signos de femenino serviles: ’alif maqṣūra (ى), ’alif mamdūda con hamza (آء).
c) Terminación de plural sano masculino, en sus dos formas: ūn (ـُون) y īn (ـِين), y sus formas con la pérdida de la nūn por ’iḍāfa
d) Terminación de plural sano femenino, āt (ـات).
e) Terminación de dual en sus dos formas (ـان) y (ـَين) y con pérdida de la nūn por iḍāfa.
f) Terminación (aformativas) de la conjugación verbal del perfectivo (ت| تُم|تُما|تا| تن| ن| نا| ا |وا) e imperfectivo (ان|ون|ين|ن|). Este último con la pérdida de la nūn de los plurales en las formas ŷazmada y naṣbada.
g) Los pronombres subfijos (posesivos/dativos) (ـي|ـه|ـها|نا|ـك |ـكم|ـكن|ـهما|ـكما).

B) Formas derivadas del verbo

Todo verbo admite virtualmente 14 verbos derivados del original por el agregado de una, dos y tres letras a las radicales. Conocer sus formas es indispensable para determinar las raíces verbales. Cada forma de estos verbos derivados se denomina con un número romano de I a XV, siendo la forma I el verbo original. Esto es consensual en los diccionarios árabes occidentales. Veamos a continuación las formas II a X, pues las XI a XV son poco usadas.
a) Con agregado de una letra: (Se utiliza el paradigma   فعل)
             II                                 فعَّل
             III                               فاعل
             IV                               أفْعل
b) Con agregado de dos letras:
             V                                تفعَّل
             VI                               تفاعل
             VII                              انْفعل
             VIII                             افْتعل
             IX                               افْعلَّ
c) Con agregado de tres letras:
             X                                 اسْتَفْعل
Nótese que las únicas letras serviles (no radicales) de los verbos derivados son (ا) entre 1ª y 2ª en III y VI e inicial en VII a X, (ت) en V, VI y VIII y X, (س) en X, y (ن) en VII.
Tener en cuenta que las formas IV y VII a X pierden el ’alif inicial al agregar la preformativa de la conjugación del imperfectivo.

C) Análisis de cada una de las posibles letras serviles

Después de despojar a la palabra de los prefijos y subfijos indicados arriba es posible que todavía queden letras serviles, si hay tres que no están en la lista de la regla mnemotécnica el problema está resuelto, sino hay que analizar las letras que pueden ser tanto serviles como radicales:
a) (ء) La hamza puede tener cualquier de los apoyos. Es servil por lo general al principio en la forma IV del verbo derivado, al final en ciertos plurales y terminaciones de femenino (ver subfijos b)), y en el medio de palabra con soporte yā’ (ئـ) en verbos cóncavos cuya 2ª radical es ’alif.
b) (ن) Fuera de los prefijos y subfijos ya indicados en B), la nūn es servil solamente en la forma VII del verbo. Excepcionalmente hay también una forma de infinitivo con nūn final (فعْلان).
c) (ت) Fuera de los prefijos y subfijos ya indicados en B), la tā’ es servil solamente en las formas V, VI, VIII y X del verbo.
d) (م) La mīm inicial de la palabra es casi siempre servil, porque todos los participios (activos y pasivos) de todas las formas derivadas del verbo empiezan con mu_ (مُـ), y también algunos participios del verbo original y los nombres de abundancia y lugar/tiempo. En el medio de palabra o al final (salvo subfijos ya mencionados) la mīm es radical.
e) (و) Como letra enferma, y siempre exceptuando los subfijos, la wāw es por lo general servil en el medio de palabra, como en el participio de la forma I (مفْعُول) y en algunos plurales irregulares por cambio de un ’alif en wāw.
f) (س) La sīn es siempre radical salvo en derivaciones de la forma X del verbo y el prefijo de futuro ya indicado.
g) (ى ا ي) El ’alif es servil en muchos lugares: 1) al inicio en ciertas formas derivadas del verbo (IV y VII a X); 2) en el medio (entre 1ª y 2ª) en las formas III y VI y sobre todo en el participio del verbo original (فاعِل); entre 2ª y 3ª aparece en algún plural irregular y en los infinitivos de las formas VII a X.
El ’alif maqṣūra es siempre letra final, y es servil en el femenino del superlativo (فُعْلى) y en algún infinitivo. Fuera de esto es radical, y hay muchos verbos que la tienen como letra final.
La yā’ aparece muy frecuentemente en la forma (فَعِيل) como adjetivo, y también en los diminutivos (فَعَيْل) y en el infinitivo de la forma (تَفْعِيل), fuera de esto será radical aunque permutable por otra letra enferma, ’alif o wāw.

D) Observaciones especiales

1) La determinación de raíces es infructuosa en: a) algunos nombres propios, topónimos, b) palabras arabizadas provenientes de lenguas europeas o asiáticas.
2) Las raíces con letras velarizadas (ص ض ط ظ) iniciales provocan que la tā’ servil de las formas VIII y X permute en ṭā’. Con inicial dāl, dāl y zay la tā’ se vuelve dāl/ dāl.
3) Las raíces con wāw o yā’ inicial permutan ésta por tā’ en la forma VIII, quedando dos tā’ que pueden causar confusión.
4) Las raíces de verbos ‘enfermos’ (con ’alif/wāw/yā’ como 1ª, 2ª o 3ª radical) pierden a menudo su letra enferma en algunas derivaciones de la raíz. Resulta útil para esto y el punto anterior utilizar el ‘Localizador’ del Diccionario de Arabe Culto Moderno de J. Cortés, trece páginas al final del mismo. Recomendamos fotocopiarlo para tenerlo como referencia y estudiarlo.
5) Todo lo anterior es para verbos trilíteros, para los cuatrilíteros tener en cuenta que muchos son una duplicación onomatopéyica de una sílaba de dos letras. Los restantes pueden determinarse por descarte cuando no encuadren en las reglas anteriores.
6) Las raíces cóncavas se presentan siempre con ’alif medial, pero están en el diccionario en la wāw o yā. Ej. (باع) se busca en (بيع), y (قال) en (قول).
7) Recordar: a) el hamza es la primera letra para el diccionario, b) hay raíces donde la segunda y tercera letras son iguales, c) el ’alif no tiene apartado propio porque ninguna raíz empieza con esta letra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Islam en Mar del Plata